Uñas acrilicas o de Porcelana

Las clásicas uñas acrílicas no han dejado de mejorar con el tiempo, para muchos profesionales siguen siendo la mejor opción. ¡No dudes en estar bella! hazte unas uñas de porcelana bonitas, todo lo que necesitas es liquido acrilico (monomero) y polvo acrilico (polimero) y en NailsParadise ¡Tenemos de todo!.

Además de acrílico para uñas en NailsParadise tenemos:

Gel de uñas

Gel de uñas

Qué son las uñas acrílicas: Líquido y polvo acrílico (monómero y polímero).

Una uña acrílica es el resultado de una mezcla de dos componentes: polvo acrílico (también llamado polímero) y líquido acrílico (o monómero). Al juntar estos componentes se crea una pasta semisólida, ésta es la que se utiliza para esculpir la uña. La ventaja de esta pasta, entre otras, es que se seca sola, por lo que no es necesario una lámpara led de uñas.

Las uñas acrĂ­licas llevan mucho tiempo en el mercado, fueron las primeras en salir, luego vinieron las de gel y, por Ăşltimo, las de polygel o acrigel. Debido a su antigĂĽedad, los productos acrĂ­licos están mucho más desarrollados que otros, por esta razĂłn siguen siendo la elecciĂłn preferida de muchos profesionales. 

Los términos “uñas acrílicas” y “uñas de porcelana” suele crear confusión, lo cierto es que SON LA MISMA COSA, no hay ninguna diferencia. Antiguamente, las empresas que fabricaban acrílico para uñas decidieron darle el nombre de “porcelana” porque la palabra “acrílico” estaba muy ligada al mundo dental. Con la aparición del gel las uñas de porcelana perdieron mucha fuerza, por lo que las empresas empezaron a nombrar sus productos por el nombre original: uñas acrílicas.

Ventajas de las uñas acrílicas

Como sucede con todo, hay una cara buena y una mala, pero por ahora ¡Empecemos con las buenas noticias!

Resistencia y Durabilidad.

Las uñas acrílicas son las más duraderas y resistentes, al solidificarse el acrílico se crea un material muy duro que no se rompe ni se resquebraja con facilidad. Esto garantiza que puedas lucir unas uñas bonitas por mucho tiempo, pues su mantenimiento suele oscilar entre los 15 y 20 días, depende cada uña.

ProtecciĂłn.

Una vez hecha las uñas acrílicas, ésta protegerá tu uña natural de golpes, infecciones y los posibles efectos perniciosos de algunos productos, como esmaltes.

No quema ni calienta.

A diferencia del gel el acrílico no produce calor ninguno, cuando se pone sobre la uña no hay sensación de quemazón, como sí pasa con el gel.

No necesita lámpara de uñas.

Las uñas acrílicas no necesitan de una lámpara, led o uv, para endurecerse, se endurecen solas. Lo único malo es que el tiempo de manipulado es limitado, hay que darse un pelín de prisa.

Se disuelven en acetona.

Una ventaja de las uñas acrílicas con respecto al gel es que se disuelve con acetona u otros quitaesmaltes. Esto facilita la retirada de las uñas, si fueran unas uñas de gel habría que limar y limar hasta desgastarlas por completo, lo que sin duda es un proceso laborioso.

Estética.

Bueno, esto es algo personal, para mí tienen un toque especial. El resultado es bastante natural, ninguna quedará insatisfecha si se ha hecho bien. Lo mejor es que cada una pruebe los diferentes tipos de uñas, así encontrará la que más le gusta.

Desventajas de las uñas acrílicas.

Olor.

El acrílico produce un olor muy fuerte y desagradable, si la habitación no está bien ventilada, puede ser perjudicial, mucho ojo con eso.

Infecciones.

Si se realizan mal, las uñas acrílicas pueden provocar infecciones a la uña natural, si no sabes bien cómo hacerlas te recomendamos que acudas a un salón de belleza o que ves los tutoriales que vamos subiendo.

Cómo quitar uñas acrílicas.

Las uñas acrílicas se retiran con producto especial, generalmente quitaesmalte con acetona, pero se pueden ver otros productos. Detallaremos el proceso en próximos post, pero por ahora basta con decir que hay que limar primero la uña acrílica, hasta tocar nuestra uña natural, luego remojamos nuestras uñas en acetona (u otro producto) por 10 minutos. Por último hay que volver a pasar la lima sobre la uña acrílica, que habrá quedado más suelta por la acetona, hasta retirar completamente la uña acrílica, quedando a la vista nuestra uña natural.